miércoles, 18 de junio de 2014

Assumpta Serna- Actriz



Entrevista realizada por María Luisa Gil López-Acosta
para El brazal de las letras



Assumpta Serna es una de las mayores actrices de nuestro país con una extensa carrera, que reúne más de 110 de títulos, tanto a nivel nacional como a internacional. Ha trabajado en el cine con grandes directores y actores como  Emilio Martínez Lázaro, Lulú de noche, Pilar Miró El crimen de Cuenca, Bigas Luna, Lola,  Almodóvar, Matador, entre otros. Además, ha intervenido en series como Brigada Central, Falcon Crest, Crime Story, Los Borgia o Aqui no hay quien viva.

Ha recibido numerosos premios internacionales, como el de la Asociación de críticos en Nueva York , como el Sant Jordi en Cataluña.  En la actualidad, acaba de rodar por tres años en la serie europea Borgia y también se dedica a la formación académica de actores en la Fundación First Team.

¿Cómo se define?

Una mujer honrada, con la fuerza que obtengo al esconderme en la verdad, luchadora, pionera, trabajadora, curiosa, enamorada de mi marido, con ganas de cambiar el mundo y a mi misma a mejor.


Su libro favorito:
Ahora mismo, el real diccionario de la lengua española, no tiene pérdida.


Su autor favorito:
Shakespeare


Un actor o actriz:
Joaquin Phoenix (película: Her)


Actualmente, en el ámbito de la interpretación, solo el 30% de los actores consiguen vivir de esta profesión. ¿Qué futuro le ve a la interpretación en España?

Un futuro en el que hay que aprovechar las nuevas maneras de comunicar con el público para dar entretenimento de calidad, dirigido a segmentos de la población, diversificado en contenidos. Un futuro en el que debemos todos, dialogar más para aprender como podemos trabajar mejor. Mi generación debe tomar la responsabilidad de profesionalizar más el sector, de ayudar al actor que empieza con pricipios éticos, evitando el intrusismo, haciendo valer una formación específica en el audiovisual para que las nuevas generaciones de actores formados sean más respetados en el sector. En este sentido, dentro de la Fundación, hemos creado un Código de ética del actor del audiovisual (CBPAA) que estamos ahora en plena fase de difusión. Debemos adaptar modelos antiguos de formación. Debemos buscar la calidad entre todos, formándonos continuamente, evitando trabajar gratis, parando los abusos de otros y la corrupción de valores éticos. Los actores tenemos gran capacidad de adaptación, pero tenemos que aprender a gestionar mejor el talento y a comunicar mejor con nuestro público.

Comenzó en este oficio muy joven, ¿cómo ha cambiado su visión acerca del mundo interpretativo?

Antes creía que me tenían que llamar y que tenía que intentar que me conocieran y ahora pienso que hay que generar tu propio trabajo para que te conozcan. Creo que la forma de interpretar cambia siempre, porque somos reflejo de una sociedad que cambia en actitudes, en deseos. En todo proceso de cambio, se está inestable, no puede uno acomodarse a nada, y esa adaptación a “vivir en la cuerda floja” es lo que nos caracteriza y lo que nos da fuerza y sabiduría para seguir viviendo en aquello que hemos elegido. Creo que ser actor hoy en día es una profesión noble y necesaria porque cumple el servicio de representar las contradicciones, las alegrías, las frustraciones, con el intento de buscar sentido a nuestras vidas y darles con suerte sentido, a la vida de los espectadores. Creo que si eres actor, y sabes vivir tu profesión con solidaridad, responsabilidad y consigues alegrarte por el éxito de los otros, consigues ser feliz en la vida, porque te encuentras con muchos que te dicen que tu trabajo ha sido útil y les ha servido para reflexionar o entender lo que le preocupa lo que desea, lo que le fascina, o que les has hecho descubrir a través del sentimiento lo que de verdad le preocupaba… Es una profesión en la que vives observando y aprendiendo continuamente de otros.  


Su carrera se ha desarrollado tanto en Europa como en Estados Unidos, donde comenzó con el filme Orquídea Salvaje, (Zalman King 1989)con Mikey Rourke, y en las series Crime Story (1988) y  Falcon Crest (1989). ¿Cómo vivió ese paso tan importante para su carrera y también, supongo, que a nivel personal?

Fue un momento muy fascinante de mi vida, en lo que todo era nuevo. Estaba fascinada por la industria, por aprender, por conocer proyectos, lo que les animaba a otros a hacer su profesión, Disfrutaba conociendo a personas que respetaba coo actores, como directores, en las fiestas, en los rodajes. Aprendí mucho de ellos, de ver como elegían y lo que obtenían, de cómo se relacionaban con “la suerte” que a veces los esperaba,  y otras veces no les visitaba… Después de aprender ciertas reglas del juego, decidí volver a mi país. Estar dentro del Comité de selección de las películas europeas en la Academia de Hollywood, durante los 4 años que estuve sirviendo a la Academia, me dio una visión muy certera de lo que significa para la sociedad nuestra profesión. Era una verdadera maravilla ver las mejores películas en el mejor cine del mundo. Aprendí mucho de la forma que el actor que trabaja en el cine en EEUU enfoca su profesión y me ha servido mucho para enfocar mi actividad a mi vuelta, hace ahora 15 años. La etapa en EE.UU me despertó el deseo de solidaridad con mis compañeros actores, directores, productores y un entendimiento más amplio de la profesión


¿Ha cambiado su forma de ver esta profesión desde sus inicios hasta la actualidad?

En mis 20 y 30, no sabía si podría vivir de mi trabajo, así que aprendí que hay que saber aprovechar “el momento”, diciendo que sí a todo lo que se presentaba… eran los principios de los ochenta, un momento también difícil y de grandes cambios en el país. En los 40, aprendes que teniendo el objetivo claro, puedes avanzar muy deprisa pero que con tener trabajo no es suficiente, y entonces, quieres elegir el trabajo de calidad. Después aprendes a como generar trabajo con tus propios recursos, los que has ido generando en los años anteriores. Aprendes también que en todas las épocas en las que has vivido, siempre  “hay crisis”, que nada es fácil, pero el camino mejor es cuidar a las personas que te gusta trabajar con ellas para que las relaciones sean lo más duraderas posibles y tengan ganas de trabajar contigo.


A la hora de afrontar un personaje, ¿qué mecanismos emplea para interpretarlo?

Primero intento saber porque lo han escrito. Que quiere el director y el autor comunicar. Las elecciones que no entran en el objetivo de la escena, no son relevantes. Lo que no puedes contar con una imagen, es mejor que no lo cuentes. Lo que siempre es entretenimiento interactivo con el espectador, es mostrar el proceso de pensamiento, la verdad de los deseos del personaje que interpretas. El mecanismo es identificar la función de tu personaje en la historia en la escena, en la frase, y comprometerte a fondo con el objetivo, el deseo, la intención del personaje. Intento estar sin resistencias en el momento de leer un guión, preparar un personaje y trabajar con gusto en el rodaje, convencida que he hecho lo mejor que podía hacerlo. Creo que la imaginación, la observación, la escucha del otro y la curiosidad por la vida y las ganas de comunicar con los demás, son claves para que cada elección interpretativa sea no solo lo que los otros esperan, pero que reciban ese algo más personal que llega de tu propia cosecha y que tiene que ver con tu propia experiencia y conocimiento. Creo que la acción es la base de la profesión de actor, pero nos hacemos mejores personas con el ejercicio y conocimiento de las actitudes que observamos y sobre las que reflexionamos, que nos ofrecen bases y mecanismos que usamos para interpretar. 


Fundó, junto con su marido Scott Cleverdon, la  Fundación First Team, que tiene como principal objetivo la interpretación cinematográfica. ¿Podría definir el método didáctico que llevan a cabo y los objetivos? 

Básicamente, la especialidad en Interpretación cinematográfica que entre más de 30 profesores estamos creando, es una forma de compartir cómo nos gustaría que fuera nuestra profesión y lo que hemos aprendido de otros profesionales. Son todos profesionales en activo en el sector audiovisual que aportan su prestigio para transmitir sus conocimientos. regalar nuestra experiencia a otros y llevarnos de los alumnos, cada día, para siempre, valores que no se pueden medir: una sonrisa, una mirada, una luz de entendimiento. Desde hace quince años, 1800 cineastas jóvenes han sido formados en 23 ciudades y 6 países. Los actores formados en la especialidad, queremos que sean más eficaces para el productor y para el director y que se conviertan en mejores embajadores culturales de la obra audiovisual. Queremos que tengan una opinión formada y un conocimiento profundo sobre lo que funciona en la interpretación y por qué, así como la función de cada miembro de equipo en un rodaje.

Queremos que entiendan todo el proceso de cualquier obra audiovisual, desde la preproducción al montaje, que  sean jefes de equipo, responsables y orgullosos de su profesión, que la vean como un servicio importante para la sociedad, y que cuenten con el público cada vez que eligen un personaje. Queremos que su conducta sea ética mientras ejercen la profesión, que tengan curiosidad por la vida y por las personas y les mostramos buen cine, español e internacional. Queremos que amplíen sus posibilidades de trabajo en diferentes mercados y les apoyamos para ello con contactos, relaciones que hemos ido creando a lo largo de nuestras carreras. Las materias que hemos elegido para el Master y los Estudios Superiores son prácticas y útiles para actuar en el audiovisual y para el mercado que tenemos. Estamos continuamente incorporando nuevos módulos según las necesidades que detectamos en la profesión y en el sector. El objetivo de la escuela es que se respete la formación audiovisual del actor en el sector, para que cada actor que veamos en la pequeña o gran pantalla, tenga una profesionalidad intachable y contribuya con ello, a la calidad de nuestro cine y de nuestra televisión.


Intentamos en nuestras clases, darles herramientas para desarrollar la imaginación, la observación de la situación, la escucha del otro actor. A los alumnos, les facilitamos unos textos originales, pequeñas historias personalizadas escritas por guionistas profesionales, diseñadas especialmente para que cada uno de ellos perfeccione al máximo su técnica audiovisual. Recreamos un rodaje mientras grabamos con cámaras y sonido profesional cada ejercicio, para que tengan la posibilidad de obtener la mejor calidad en sus resultados. Las mejores escenas grabadas pueden presentarse a festivales de cine nacionales e internacionales y las mostramos en nuestras redes sociales que abarcan más de 10.000 profesionales del sector audiovisual internacional.

Luchamos para que todos los programas de formación diseñados por first team contribuyan al objetivo de encontrar trabajo y disfrutarlo al ejercerlo con calidad.


Ha realizado películas basadas en obras literarias como El maestro de esgrima (Pedro Olea 1993. Basada en la novela, con el mismo título, de Pérez-Reverte) ) o, Yo, la peor de todas (María Luisa Bemberg, 1990. Basada en el ensayo de Octavio Paz Sor Juana Inés o las trampas de la fe) ¿Qué otro personaje literario le gustaría encarnar?

Calibria, en "Las noches de Calibria", de Jean Diwo. Me gustaría ser la hija del arquitecto favorito de Nerón, que le tocó nadar en aguas peligrosas y que supo hacer de su casa centro de reunión de los sabios de su época. Pero estoy buscando activamente personajes de 45 años para arriba, mujeres empresarias, activas, con problemas de hoy, que viajan, que trabajan, que se olvidan de sí mismas para luchar en causas que le parecen más importantes que su propia vida... Si algún actor/a en El brazal de las letras, tiene un personaje contemporáneo que hable a fondo de este tipo de mujer, me gustaría ayudar buscando la productora ideal para que se transforme en película. ¡Creo que hay público para este tipo de película! O serie... Siempre he pensado que el diálogo entre actores/actrices y autores de libros tendría que ser más intenso. Así que aquí estoy...

Después de trabajar con grandes directores como Almodóvar, Bigas Luna, entre otros, ¿con cuál se queda? ¿cuál le ha aportado más?

Todos y cada uno de los directores con los que he trabajado han aportado diferentes puntos de vista que han sido cruciales en aquel momento para mi trabajo. Me quedo con aquellos que han sido más transparentes en las decisiones, con los que han tenido más respeto por las decisiones de cada jefe de equipo, incluídos los actores.


Está de acuerdo con las técnicas interpretativas basadas en el método Stanislavski , u otras relacionadas con la intrusión psíquica del personaje en el actor?

No es una cuestión de estar de acuerdo o no. Como en todos los métodos, cada uno debe encontrar lo que le es útil.


Fue directora de AISGE, ¿qué opina del IVA cultural?

Que la cultura la tenemos que defender entre todos, que es patrimonio de todos y que en estos momentos vemos claramente que la educación y la formación del cine en las escuelas, como se hace en otros países, contribuye a que los que gobiernan, vean el valor de lo que hacemos. Creo que el IVA cultural es una señal de la ignorancia de nuestro país. 

  

¿Cómo definiría esta profesión?

Es la profesión más humanista que conozco porque servimos a los demás de espejo de sus contradicciones y deseos, para ayudarles a ser mejores.


¿Qué consejo le daría a una persona que está comenzando a ser actor?

Que vea mucho teatro y mucho cine, que esté siempre alerta en su vida para cosechar riqueza cultural y conocimiento, que se alegre de los triunfos de otros actores, y que intente definir bien porque hace esta profesión y el tipo de cine y teatro que le gusta ver y hacer.

  

¿Qué personaje de la historia del cine le hubiera gustado interpretar?

Todos los personajes de Katherine Hepburn, los de Meryl Streep, los de Amy Adams…


¿Cuál es el personaje que más le ha influido?

Momentos robados, de Oscar Barney.



Ahora, todo el mundo habla del camino que ha abierto Penélope Cruz en Hollywood para los actores españoles, pero usted fue de las primeras en cruzar el charco. Además, de la actriz primera que ingresó en la Academia de Cine de Hollywood ( también estuvo en el consejo integrante de la Academia Europea organizando los únicos premios que han existido en España).¿Cómo ven en la actualidad desde Hollywood al cine español?

Creo que no se ve al cine español, porque no hay esfuerzo alguno coordinado desde los distintos Ministerios (Exteriores, Cultura, Educación, Fomento, Industria o incluso Hacienda) para que eso ocurra… Lo que se ve desde fuera y desde dentro, son iniciativas personales, llenas de gran voluntad, de una voluntad diría heroica. Las industrias de otros países, incorporan y con razón al talento español pero nos tenemos que preguntar por qué no somos capaces de conservar el talento en nuestro país, en nuestra ciudad, dentro de nuestras fronteras.


El modelo cinematográfico de EEUU y España son muy diferentes, ¿qué cree que debería aprender el uno del otro? 

EEUU debería colaborar mejor con España. Creo que España ofrece calidad en nuestros equipos técnicos y artísticos y que si intentara desarrollar mejor industria en los países en los que distribuye su cine, sus cifras todavía mejorarían. España debe aprender como atraer rodajes de otros países, a desarrollar una industria y una profesionalidad en todos los eslabones de la cadena de valor de nuestro cine.



Ha trabajado en EEUU, Europa, ¿con cuál cine o modelo de trabajo se queda?

Me quedo con los dos. Y con India… Australia… Con el buen cine, siempre.

Por último, le doy las gracias por realizar esta entrevista




No hay comentarios:

Publicar un comentario