lunes, 10 de marzo de 2014

SOL EN ÉFESO



                                            El sol es nuevo cada día.
                                                                           Heráclito de Éfeso


                                            Invita el día
                                      a cometer pequeñas distracciones,
                                      olvidos voluntarios, deliciosos.
                                                  A no llamar
                                      experiencia al simple rodaje,
                                      a buscar la experiencia
                                      en cada deseo en punta.
        
                                      El sol recuerda cuando era muy joven.
                                      Los labios griegos, con sangre de Oriente,
                                      de las muchachas de Éfeso
                                      son los de estas muchachas:
                                      el oro rojo de sus labios
                                      de púberes que estrenan hoy su brillo
                                      renueva la llamada de la fertilidad,
                                      un rito siempre nuevo y siempre hermoso.     

                                      Aunque las dos imágenes
                                      no pueda unirlas en su dirección... 
                                           
                                      Sugiere el día gritar un propósito
                                       en la luz,
                                                      no importa si equivocado,
                                      para oír una voz amiga o enemiga,
                                       que responda, ¡por piedad!, ahí fuera.
                                              
                                      Y una ola de vida sentimos, el canto
                                      corporal, a coro, de un grupo de ninfas
                                      que aparecen, por sorpresa, en la luz.
                                      Y creemos en la verdad de la sensación
                                      como los secuaces de Epicuro.

                                     Fulgencio Martínez - Del libro El año de la lentitud

No hay comentarios:

Publicar un comentario