viernes, 15 de noviembre de 2013

Raquel Lanseros- Poetisa




Enrique Gambín López- ¿Cómo se define?
Raquel Lanseros- Es difícil autodefinirse, porque casi nadie es buen juez y parte. Supongo que soy un ser humano normal, con luces y sombras como todos nosotros.

E.G.L.- Su libro favorito
R.L.- De nuevo es muy difícil quedarse con un solo libro entre tantos magníficos que nos impulsan, nos enseñan y nos hacen soñar a lo largo de la vida. Me encanta, por ejemplo, es La vida es sueño de Calderón de la Barca.

E.G.L.- Un poeta
R.L.- Una vez más, mencionar sólo uno es dejarse en el tintero muchísimos otros igualmente admirados. Aun así, diré Antonio Machado, por cuya obra y trayectoria vital he sentido siempre una especial debilidad.

E.G.L.- Un actor
R.L.- Me gusta mucho Ricardo Darín, por citar un gran actor vivo.

E.G.L.- Una película
R.L.- Hay tantas maravillosas… En mi adolescencia llegué a ver más de veinte veces Cinema Paradiso.

E.G.L.- ¿Qué es poesía para usted?
R.L.- Atinar con una definición exacta de poesía es casi imposible, porque por fortuna poesía es un concepto inasible e intangible, a la vez que poliédrico. En un verso mío definí la poesía como lo contrario de la muerte. Y es cierto, la poesía es en cierto modo sinónimo de la parte más instintiva y pura de la vida.

E.G.L.- Es licenciada en filología inglesa... ¿Qué rasgos diferenciaría entre la poesía inglesa, sus rasgos fónicos y musicalidad y la poesía española?
R.L.- El inglés y el español son dos idiomas que provienen de ramas diferentes dentro de los idiomas indoeuropeos, la germánica y la latina respectivamente. Ello hace que sus diferencias fonológicas, sintácticas, semánticas y prosódicas sean enormes e imposibles de enumerar en una respuesta corta. En común tienen ser lenguas poseedoras de una Literatura brillante, gestada en numerosos y distantes rincones del planeta.

E.G.L.- Hay quien dice que la poesía en sí no se puede traducir, que es como la música pero el vehículo de la misma (la lengua) sí se traduce. ¿Pierde un poema valor con su traducción?
R.L.- Las dificultades de traducción de la poesía son ampliamente conocidas. En cualquier caso, la traducción es indispensable debido a la imposibilidad de conocer todas las lenguas del mundo en las que se ha escrito alta poesía. No creo que el problema sea tanto la pérdida de valor del poema, sino la complejidad a la hora de mantener la fidelidad en la forma y en el contenido. Yo acabo de terminar una traducción rimada de poemas de amor de Edgar Allan Poe, que se publicará en noviembre de 2013, por eso soy más consciente que nunca del ímprobo esfuerzo de traducir poesía.


E.G.L.- ¿A qué edad comenzó a escribir y que le impulsó a hacerlo?
R.L.- No me recuerdo sin escribir, mis padres dicen que comencé a escribir versos y cuentos a la vez que aprendí a escribir. Aún conservan algunas de aquellas creaciones pueriles a las que obviamente les tienen un gran cariño.


E.G.L.- Usted es colaboradora de importantes revistas literarias como Ágora. ¿Hasta qué punto son importantes estas plataformas culturales?
R.L.- Todo impulso de difusión literaria es poco, máxime en un contexto en el que por desgracia demasiadas veces se silencia y ningunea la cultura. Ágora es un proyecto espléndido, sustentando por grandes poetas y conocedores de la Literatura en general, como Fulgencio Martínez o Joaquín Piqueras, con quienes tuve la suerte de trabajar en común durante los años que viví en Murcia y a quienes aprecio profundamente.

E.G.L.- Eloy Sánchez Rosillo nombra como dos obras poéticas fundamentales para los jóvenes La Ilíada y La Odisea. ¿Tendría sentido nuestra poesía actual sin los clásicos? ¿Es un "deber" del poeta conocer a los que lo precedieron sin intentar imitarlos?
R.L.- Tiene toda la razón Eloy al elegir esas dos obras, templos de la lírica occidental. Es imposible concebir la poesía actual sin conocer a fondo la tradición, lo cual ocurre también en el resto de disciplinas artísticas. Goethe decía que quien no sabe llevar su contabilidad por espacio de tres mil años se queda como un ignorante en la oscuridad y sólo vive al día.

E.G.L.- Mientras que en el Renacimiento eran los poetas los que coronaban la pirámide de la literatura y la novela era relegada, parece que ahora en los medios y en la sociedad en general tiene más "adeptos" la novela. ¿Cree que esto se debe a que la novela es más accesible para un nivel cultural estándar?
R.L.- Ésa podría ser una de las razones, pero seguramente no la única. Las convenciones sociales cambian y eso hace que diferentes géneros literarios o formatos sean más o menos populares debido a infinidad de razones. De lo que sí estoy segura es que la poesía, tan antigua como la propia humanidad, sobrevivirá siempre.

E.G.L.- ¿Se siente afortunada por haber sido respaldada por la crítica? Porque aunque importante es el talento y la materia prima que ambos dos los tiene, también que alguien deposite su confianza en ti...
R.L.- Siempre hay que tener una inmensa gratitud con la acogida favorable de la obra propia, sin perder de vista, eso sí, la razón que también puede yacer en la crítica desfavorable.

E.G.L.- Gracias.
R.L.- A ti, Enrique, por tu labor en pro de la difusión de la Literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario